Profesión carpintero

Carlos Mario Ramírez hace objetos desde los doce años. Aunque estudió arquitectura y luego se dedicó a la publicidad, su pasión siempre se ha manifestado en la creación de muebles de líneas simples y definidas. 0

Hasta los 26 años Carlos Mario Ramírez trabajó como creativo en varias agencias de publicidad, profesión que dejó, movido por la convicción de fabricar mobiliario y tener su propio taller. Sin embargo, la decisión no fue fortuita, por el contrario, surgió de una pasión que lo acompañaba desde niño. “Mi tío tenía un taller de carpintería y una biblioteca fantástica. Mi papá siempre tuvo concesionarios de carros y yo usaba las piezas de acero que sobraban y los soldadores para hacer lámparas de pie con pedazos de acero”, cuenta.

Cuando entendió que la publicidad no era lo que quería hacer por el resto de su vida, viajó a Barcelona a trabajar durante dos años en el taller de un carpintero. Luego regresó al país, en 2001 entró a la Escuela de Artes y Oficios Santo Domingo y finalmente inauguró Zurdo, su taller de carpintería. “Quería construir, diseñar y producir, esto de tener un taller es fantástico por eso”.

Influenciado por el trabajo de George Nakashima, sostiene que además de lo estético busca que sus objetos sean cómodos y funcionales. Le interesa que sus creaciones duren, que pasen de generación en generación.

Para crear mobiliario, Ramírez se sumerge en un proceso en el que la palabra escrita lo conduce al objeto. Antes de dibujar los muebles los describe con palabras, luego dibuja encima de las letras hasta que el diseño va naciendo. “Mezclo planos escritos con planos dibujados. Es un proceso que me hace sentir muy cómodo –asegura–. Luego realizo los renders y construyo cada prototipo a escala real. Estoy lleno de hijos bobos, de esos primeros objetos que no quedan como uno quisiera”.

Ramírez, a quien le gusta trabajar en series pequeñas, asegura que la inspiración puede surgir de un gesto, un material o una idea. Ahora está enfocado en diseños geométricos y funcionales, de líneas sencillas y estructuras orgánicas. La madera, su material preferido, también está presente. Para trabajarla usa aceites de árbol y ceras de abejas. “Trato de realzar los gestos de la madera, los nudos, las maderas carcomidas. Esa es la ventaja de no producir en serie, puedes trabajar cada pedazo de madera de acuerdo con lo que este te dice”

COMPARTIR