Movilidad en el futuro

En su ya célebre libro “Muerte y vida de las grandes ciudades” (1961), la teórica del urbanismo y activista político social Jane Jacobs (1916-2006) no dudó en afirmar que “a todo el mundo que valora las ciudades le molestan hoy los automóviles”. 0
Para ella, en nuestro afán de convivir con ellos, las calles de las ciudades se han desgarrado y se han convertido en trozos inconexos y sin sentido para los peatones. Este apocalíptico panorama nos debería inquietar más si tenemos en cuenta que en este momento más de la mitad de la población mundial reside en ciudades y que para el año 2050 este porcentaje llegará al 75%. Por lo anterior, solucionar la movilidad es uno de los problemas urbanos inevitables en el siglo XXI y buscar alternativas para que su desarrollo logre armonizarse con la vida de los ciudadanos, es un reto que puede quitar el sueño o por el contrario, y quizá esto es lo más emocionante de la convocatoria realizada cada dos años por la firma fabricante de automóviles AUDI, invita a soñar.

Desde 2010, esta compañía alemana, interesada en que moverse en la ciudad debe ser una experiencia placentera y no nociva para la vida urbana, convoca el Audi Urban Future Iniciative – AUFI, cuyo propósito principal consiste en establecer un diálogo entre la movilidad, la arquitectura y el desarrollo urbano. Este año el evento se realizó en Estambul y participaron cinco firmas de arquitectos que trabajaron sobre este tema e imaginaron como podría ser la movilidad en el año 2030 en Sao Paulo (Brasil), el corredor Boston-Washington (Estados Unidos), Bombay (India), la región metropolitana del río Perla (China) y Estambul.

El jurado se inclinó por la propuesta presentada para el corredor urbano entre Boston y Washington o Boswash, elaborada por la pareja de arquitectos J. Meejin Yoon de origen coreano y Eric Hoeweler, que si bien nació en Cali y vivió sus primeros años de vida en Colombia, creció y se formó profesionalmente en Estados Unidos. A lo largo de este corredor urbano viven treinta millones de personas y se espera que para el 2030 la población residente alcance los 50 millones. Su modelo de poblamiento fue el mejor ejemplo del estilo americano de vivir, con viviendas unifamiliares organizadas en pequeños desarrollos inconexos entre sí, dependientes del automóvil como medio principal de comunicación. Un modelo que en sí mismo ha entrado en crisis no sólo desde un punto de vista económico y ambiental, sino también social. Uno de los mayores aportes del grupo ganador, justamente fue identificar que en un futuro, las soluciones para la movilidad de nuestras ciudades no sólo van a estar representadas en nuevos sistemas de movilización, sino que implicarán un cambio en las maneras como nos relacionamos con nuestro entorno y entre nosotros mismos. Es así como se replantea el ideal individual de movernos que nos lleva a considerar el automóvil como la mejor alternativa para dar paso a una visión más comunitaria y cooperativa. Con este ideal en mente, se pasa de la autopista o Highway a la “Shareway”. Una ruta inspirada en las redes de Internet, que aprovecha una eje conductor sobre el que conviven diferentes formas de transporte como el automóvil, el tren de cercanías y las redes de suministro que funcionan a diferentes niveles y que invitan a tener entre los habitantes un espíritu más comunitario que individual. Este ideal se concreta en propuestas comunitarias de vivienda y de fincas ecológicas productivas, donde prima el sentido colectivo sobre la propiedad privada y que se usan con un sistema de tiempo compartido.

El jurado consideró que esta propuesta, que además de replantear el “american dream”, basado en el individualismo y la propiedad privada al invitar a un nuevo acuerdo social donde prima el “compartir” sobre el “poseer”, aporta nuevas ideas desde un punto de vista técnico sobre alternativas para optimizar y mejorar los futuros sistemas de movilidad de nuestras ciudades. Colombia se beneficiará también del Audi Urban Future Iniciative, al haberse aprobado el proyecto de investigación “Bogotá Urban Interactions” liderado por la arquitecta y urbanista Doris Tarchópolus.

COMPARTIR