CERÁMICA INFINITA

Desde su estudio en las afueras de la ciudad de Pordenone, Italia, Paola Parometto trabaja e interpreta la cerámica de un modo muy personal empleando las técnicas ancestrales de Oriente. La mayoría de sus objetos decorativos se transforman en esculturas. 0

Con una intensa carrera artística de 25 años que incluye talleres en la renombrada Escuela Meridiana de Cerámica, en la que se enseña el manejo del torno, el moldeado, las técnicas decorativas y las diferentes tipologías de cocción, Paola ha logrado convertir su pasión en una profesión que la ha llevado a exponer en las mejores galerías de arte de todo Italia, además de venderlas dentro y fuera de su país. Sus múltiples y variadas creaciones reflejan esa búsqueda continua y constante por experimentar sin ponerle límites a sus propias producciones. Sus colecciones son libres, espontáneas y salen de la naturaleza y de la simplicidad de las formas que, sin embargo, para ella son infinitas como se hace evidente en cada uno de sus trabajos. Vasijas de distintos tamaños, platos, bandejas, floreros, copas y cuadros que se alejan de lo convencional sin perder su sentido, hacen parte de algunas de sus obras.
Materiales interpretados
A esta ceramista, que ha logrado descifrar las expresiones de la técnica del rakú (un método tradicional oriental de elaboración de cerámica y que quiere decir “felicidad através del azar”) le gusta trabajar con arcilla, arcilla de papel y porcelana. En sus colecciones es frecuente ver como cada pieza es única porque durante su proceso de elaboración hecho a mano van variando de forma, dimensión o color poniendo de manifiesto un sello de exclusividad y por lo tanto dándole un valor agregado. Superficies lisas, con texturas y relieves, moldes curvos, irregulares o con pinceladas de color caracterizan el trabajo inquieto, arriesgado y a la vez delicado de una mujer que no le pone fronteras a sus ideas.
Revistas como Elle Decoration, AD, Trend, Home y BravaCasa hacen parte de su portafolio pues sus objetos, por más habituales y comunes que parezcan, están cargados de emociones agradables y por lo tanto realzan los lugares que ocupan haciéndolos especiales. Esta forma particular de realizar este oficio marcan el trabajo de esta ceramista que respeta profundamente los elementos y las propiedades de la tierra.

COMPARTIR