Rodrigo Torres en la búsqueda de la esencia

Rodrigo Torres es un destacado diseñador de producto radicado en Milán desde hace 15 años. Muebles y diversos objetos para el hogar y la oficina hacen parte de su prolífera carrera. 0

“La diferencia entre un producto ordinario y uno cautivador es la emoción”, afirman Peter Boatwright Jonathan Cagan en el libro Built to love. ParaRodrigo Torres, un objeto debe ser diseñado con honestidad, sin encasillarse en un estilo particular. “Si requiere en su esencia una naturaleza abstracta y elegante, lo dejo nacer de esa manera”, explica.
Uno de los aspectos más relevantes de los productos que desarrolla es que establecen un diálogo con el ser humano en sus distintas facetas. Cuando trabaja frente a su computador, Torres tiene la costumbre de ver uno o dos documentales a diario y su punto de inspiración consiste en comprender la relación de las personas con su entorno, con sus logros y con la naturaleza en sí. “Para que un objeto trascienda en su época debe ser honesto, innovador y esencial. Eso no significa simplicidad, porque puede tener muchos colores y tonos. Lo importante es que refleje la razón de su existencia”, afirma.

4
Uno de los retos que asume cada día es pensar cómo sus objetos pueden durar en el tiempo, relacionándose de generación en generación, sin cansar o agotar al usuario. Para Rodrigo, “si no son ecosostenibles porque no hay la tecnología adecuada, hay que buscar que estos puedan ser heredados”.
En su opinión, estamos frente a una realidad de consumo de objetos con características banales que terminan en la basura. Por eso, su compromiso como creador es ser lo menos nocivo y contaminante posible. Además, sus propuestas deben ser elementos de comunicación que generen un vínculo y se renueven frente a los usuarios para que pasen de mano en mano, trasciendan en la época.
Rodrigo obtuvo, en 1998, la licenciatura en Diseño Industrial de la Universidad Jorge Tadeo Lozano y, en 1999, realizó un máster en Diseño en la Domus Academy de Milán, donde se radicó junto a su esposa Verónica. Así mismo, ha trabajado para reconocidos personajes como Stefano Giovannoni.

2
“Ha sido un camino muy difícil. Entrar a compañías de renombre en el país donde hay más diseñadores per cápita en el mundo, implica un gran esfuerzo. Por ejemplo, a la firma Alessi le llegan cientos de ideas de manera gratuita. Por lo cual la competencia para sobresalir implica un alto grado de tenacidad. La única forma es con humildad, pasión y disciplina”, comenta.
Entre sus planes futuros está el diseño de una nueva línea de maletas y accesorios con una firma japonesa y un nuevo producto para Alessi que lleva desarrollando hace tres años. Finalmente, su sueño es regresar a Colombia, explorar posibilidades con el talento local y trabajar para las mejores marcas.

3

//revistaaxis.com.co

COMPARTIR