Recorriendo el mundo una fibra a la vez

El diseñador español Álvaro Catalán de Ocón expande su proyecto de lámparas tejidas con fibras naturales sobre plástico PET reciclado. Una idea que inició en Colombia, hoy en día ha viajado por Chile, Etiopia y Japón, y recientemente, encontró su destino en Australia. 0

En el 2016, la National Gallery of Victoria en Melbourne, le encargó al diseñador el desarrollo de la versión australiana de la PET Lamp, con el fin de desarrollar un co-diseño en colaboración con los tejedores de artistas. Buscando una de las tradiciones mejor conservadas y la técnica de tejido más adecuada, Catalán de Ocón eligió la comunidad remota de Ramingining en el Territorio del Norte.

Las piezas finales son el fruto de seis intensas semanas de taller y convivencia con un grupo de talentosos artistas indígenas tejedores del Bula’Bula Arts Center en Ramingining. ¨Se nos ha revelado un universo completo de relaciones familiares específicas y reglas ancestrales que sirvió de inspiración para la evolución del proyecto hacia un trabajo social y de colaboración”, comenta el diseñador refiriéndose a la inmersión que puedo experimentar con la cultura aborigen. “Las piezas finales han sido constantemente nutridas por la genuina realidad de los tejedores indígenas, la amplia gama aborigen de parentesco y nuestros encuentros previos con las pinturas aborígenes. Descubrir “Yukuwa” (Feather string yam vine), 1984, una obra de arte de Frances Djulibing, también sirvió como punto de partida conceptual para unir las pantallas de lámparas”, añade.

El primer encuentro con la dualidad del país en el que se desarrollaría esta parte del proyecto PET Lamp se dio en la investigación diferentes mapas australianos. En una vista nocturna de satélite, los diseñadores pudieron ver concentraciones de áreas habitadas a lo largo de la costa, dando la sensación de un territorio interior vacío. Para su sorpresa, un segundo mapa satelital reveló muchas luces en todo el interior, como una señal de los incendios supervisados ​​que los indígenas manejan dentro de la selva. Las dos formas paralelas de vida sirvieron de inspiración para crear una especie de mapa imaginario australiano, donde las botellas plásticas PET representan los núcleos urbanos y el tejido recuerda la realidad aborigen.

El resultado del taller son dos paneles de pantallas Bukmukgu Guyananhawuy (Cada familia pensando en el futuro), explorando una de las tradiciones aborígenes más puras y mejor conservadas, los lenguajes visuales y las técnicas de tejido en el corazón de la Tierra de Arnhem, Territorio del Norte. Uno de ellos pertenece a la colección permanente de laNational Gallery of Victoria en Melbourne y el otro a PET Lamp Studio en Madrid y se exhibió como pieza única en la galería de Rossana Orlandi durante la pasada edición del Salón del Mueble de Milán 2018.

//revistaaxxis.com.co

COMPARTIR