Diseñada para una pareja de jubilados esta casa es un sorprendente refugio

Diseñada para una pareja de jubilados, esta casa de tres pisos, en Brasil, concentra todas sus actividades en el intermedio, a nivel de la calle. El hormigón y la madera, su lenguaje. 

0

Al llegar la etapa de jubilación el diario vivir debe adaptarse a las nuevas dinámicas familiares, y los propietarios de esta casa en la ciudad de Bragança Paulista, estado de São Paulo, Brasil, eran conscientes de ello.

Ventanales de piso a techo, que pueden quedar ocultos entre las paredes, son los encargados de dividir de manera muy sutil el interior del exterior. Fotografía: Nelson Kon, cortesía: Luiz Paulo Andrade Arquitetos.

Con 1.466 metros cuadrados y diseñada por el arquitecto brasileño Luiz Paulo Andrade, esta vivienda fue construida para funcionar como un refugio en constante contacto con el paisaje circundante, y acoger de manera generosa a familiares y amigos de la pareja.

En la sala de estar, la obra Dois Sóis, del artista brasileño João Castilho, resalta del muro de hormigón gracias a sus fuertes colores. Fotografía: Nelson Kon, cortesía: Luiz Paulo Andrade Arquitetos.

 

Fotografía: Nelson Kon, cortesía: Luiz Paulo Andrade Arquitetos.

Debido a una ligera pendiente en el terreno, el programa de la casa está planteado por el arquitecto en tres niveles con usos bien definidos. Con forma rectangular, estos cuerpos apilados se disponen de manera horizontal para generar una arquitectura de amplias líneas ortogonales.

El hormigón es el material principal del proyecto, referente inmediato a la arquitectura paulista moderna. Fotografía: Nelson Kon, cortesía: Luiz Paulo Andrade Arquitetos.

El arquitecto, cuya firma es Luiz Paulo Andrade Arquitetos, determinó que el volumen del medio –un poco por debajo del nivel de la calle– era el lugar perfecto para concentrar las actividades y hábitos de los propietarios, dos personas ya jubiladas. También explica que debía ser autosuficiente –como si se tratara de una casa de un solo piso–, por lo cual permite un fácil acceso desde todos los espacios.

En el nivel intermedio de la casa, la conexión con el paisaje circundante, es absoluta, borra las barreras entre adentro y afuera. Fotografía: Nelson Kon, cortesía: Luiz Paulo Andrade Arquitetos.

Este volumen alberga una gran suite para la pareja y otra para los invitados. Más allá de eso, hay una sala de estar, de cine, comedor, cocina, despensa, spa, baño y una cava. Cada ambiente está integrado con el área de ocio, que incluye una terraza, zona gourmet, sauna y piscina. La sutil división entre interior y exterior se da por medio de ventanales de vidrio –de piso a techo– que pueden ocultarse sin dejar rastro en las paredes.

La cava de esta propiedad es uno de los ambientes requeridos por sus propietarios, una pareja jubilada. Fotografía: Nelson Kon, cortesía: Luiz Paulo Andrade Arquitetos.

Por su parte, el volumen inferior se destina para garaje, gimnasio, lavandería, áreas técnicas y dependencias de los empleados. Finalmente, el tercer nivel lidera toda la composición al tener un carácter más formal y simbólico, además de estar sobre el intermedio –oculto por el paisaje–. Está pensado con tres grandes suites para sus hijos y una habitación para invitados, atendidas por una despensa de apoyo.

El lenguaje arquitectónico de la casa se basa en grandes formas ortogonales. Aquí los protagonistas no son las áreas, sino la interacción de los propietarios con la vivienda. Fotografía: Nelson Kon, cortesía: Luiz Paulo Andrade Arquitetos.

El proyecto está basado en un lenguaje arquitectónico moderno y en una composición tradicional de grandes formas ortogonales. En esta propuesta los protagonistas no son los diversos ambientes o los acabados, sino las personas y su interacción con la estructura. Asimismo, su interiorismo está compuesto por referencias de diferentes marcas brasileñas, complementadas con el uso de madera y colores inspirados en el paisaje y la naturaleza.

Fotografía: Nelson Kon, cortesía: Luiz Paulo Andrade Arquitetos.

Los materiales elegidos, hormigón y madera, son un referente inmediato a la arquitectura paulista moderna –para los marcos emplearon aluminio–. Sin embargo, el mayor desafío del proyecto fue implantar el nivel intermedio –y de mayor uso– en una pendiente, sin dañar el perfil natural del terreno y respetando el paisaje.

Conozca el apartamento que se convirtió en una galería de artistas nacionales e internacionales. 

La fachada frontal de la casa es cerrada para otorgar privacidad a sus ocupantes. Fotografía: Nelson Kon, cortesía: Luiz Paulo Andrade Arquitetos.

Fotografía: Nelson Kon, cortesía: Luiz Paulo Andrade Arquitetos.

Para el interiorismo utilizaron obras de arte y piezas de diseño. En la sala de estar, el trabajo del artista brasileño João Castilho, llamado Dois Sóis, sobresale por sus colores contrastantes contra el muro de hormigón. Las piezas de diseño están firmadas por diseñadores brasileños como los hermanos Campana, Paulo Mendes da Rocha, Jader Almeida y Guilherme Wentz, entre otros.

Fotografía: Nelson Kon, cortesía: Luiz Paulo Andrade Arquitetos.

Esta casa aprovecha el clima favorable de Brasil para implantar un nivel principal abierto al paisaje circundante, con estancias que invitan a descansar y disfrutar los días soleados, mientras rinde un sencillo homenaje a la arquitectura paulista moderna.

Debido a la ligera pendiente del terreno, los arquitectos dividieron el programa de esta casa en tres niveles. Fotografía: Nelson Kon, cortesía: Luiz Paulo Andrade Arquitetos.

Fotografía: Nelson Kon, cortesía: Luiz Paulo Andrade Arquitetos.

COMPARTIR