Regreso a los años dorados de la aviación

Tras varios años de remodelación, el TWA Hotel abrirá sus instalaciones en la antigua terminal de la aerolínea en el aeropuerto JFK, de Nueva York, Estados Unidos.

0

Pocos recuerdan hoy la época dorada de la aviación comercial, cuando volar era sinónimo de lujo y comodidad. Ningún detalle pasaba inadvertido. La arquitectura, el interiorismo y el mobiliario de las terminales aéreas hacían eco de este mundo de altura y sofisticación. Estos recuerdos son el corazón del TWA Hotel.

Foto: David Mitchell

¿Un megahotel en medio de un aeropuerto? Nadie realmente quiere hacer de un terminal su destino turístico, pero los cerebros de MCR –firma detrás del proyecto– vieron el reto como una oportunidad. Con más de 56 millones de pasajeros al año, el JFK es una de las principales puertas de entrada a Estados Unidos. La visión incluyó brindar un servicio hotelero de alto lujo sin tener que desplazarse lejos del aeropuerto. Y la respuesta de los arquitectos fue reveladora, al remodelar por completo la terminal TWA, cerrada al público en 2001.

Foto: Max Touhey

El edificio original, que data de 1962, es una joya de la arquitectura. Diseñado por el arquitecto estadounidense de origen finlandés Eero Saarinen (1910-1961), fue conocido como el TWA Flight Center y comisionado por TWA (Trans World Airlines) para celebrar el ápice de glamur y sofisticación de la aviación comercial. Ahora, el área principal de pasajeros ha sido remodelada como el corazón del hotel, con seis restaurantes, ocho bares, tiendas y una piscina en la azotea. Dos nuevos edificios, inspirados en la terminal, albergan las habitaciones. El interiorismo, al estilo de la década de 1960, incluye muebles originales de Saarinen, afiches vintage de TWA, uniformes de la tripulación y hasta teléfonos rotativos.

Foto: David Mitchell

La inversión en este proyecto –de más de 260 millones de dólares– es también un mensaje para el mundo de la arquitectura, al preferir restaurar un edificio antiguo a la alternativa de demolerlo y comenzar de cero. “Es un trabajo de amor para todo nuestro equipo. Estamos contando los días para que este emblemático edificio vuelva a llenarse de vida”, concluye Tyler Morse, CEO de MCR y Morse Development.

Foto: Emily Gilbert

//revistaaxxis.com.co

 

COMPARTIR