Renacer arquitectónico

Este proyecto, que combina arte, arquitectura y arqueología, permite a los visitantes viajar en el tiempo para conocer de primera mano una imponente basílica desaparecida tras un terremoto. 

0

Localizada en la región de Puglia, en el sur de Italia, la basílica de Santa María de Siponto es el corazón del parque histórico de la antigua ciudad que lleva su nombre. La zona es conocida como un lugar de gran importancia arqueológica, y este templo fue legendario por su tamaño y refinamiento en el diseño.

El artista italiano Edoardo Tresoldi fue comisionado por la Secretaría Regional y la Superintendencia de Arqueología de Puglia para diseñar una escultura que trajera la basílica de vuelta a la vida. Por medio de un esqueleto metálico, construido con alambres y malla, recrea los volúmenes de columnas, arcos y vigas de la estructura original. El nuevo esqueleto fue erguido sobre las ruinas existentes, como una extensión fantasmagórica de los vestigios de la arquitectura antigua.

Por otra parte, un complejo sistema de iluminación fue diseñado especialmente para realzar la escultura de Tresoldi. Escondidos en el piso, hay una serie de reflectores de alta potencia que se encienden al caer la tarde y le confieren un brillo particular a la basílica.

Según Luigi La Rocca, superintendente de Puglia en la ciudad de Siponto, “el contexto arqueológico se convierte en telón de fondo para el arte contemporáneo, contribuyendo a devolver la tercera dimensión y los volúmenes originales a las arquitecturas que han desaparecido”.

Tresoldi es conocido como el artista de la materia ausente y sus proyectos se encuentran en diferentes lugares del mundo, identificables a primera vista por su carácter de ligereza y vacío. Su más reciente obra es quizá una de las más ambiciosas, una estructura gigante para el festival de  Coachella en California, Estados Unidos, titulada Etherea.

//revistaaxis.com.co

COMPARTIR