Este anuncio se cerrara en 5

Rescatar para remodelar

La mina de carbón de Oignies se cerró en 1990, dejando en pausa a toda la población y su patrimonio industrial minero. El proyecto de restituir este territorio marcado por décadas de operaciones mineras, comenzó en 2005 con la competencia montada por el Consejo Intermunicipal Hénin-Carvin (14 municipios, 125,000 habitantes). El proyecto ganador de la competencia de la firma Hérault Arnod Architectures propone un programa basado en música y sonido, en memoria del ruido masivo producido por este sitio industrial en producción, ahora silenciado en su abandono. 0

El proyecto, con su énfasis en las cualidades turísticas y culturales del sitio, consiste en un plan maestro general, un rediseño del paisaje y las rutas de acceso, las conversiones del edificio de máquinas enumerado * y el conjunto de “salle des pendus”, así como la construcción de nuevos edificios: un complejo de oficinas, en la extensión de un taller existente, y el Métaphone®, una pieza de arquitectura experimental que es simultáneamente una sala de conciertos y un instrumento musical urbano (finalizado en 2013). Los diferentes elementos del proyecto se construyeron sucesivamente durante 10 años, y el complejo de vestuarios fue el último en ser entregado.

El renacimiento de este sitio emblemático se basa en la creatividad artística y el desarrollo económico que se ha logrado mediante la combinación, de una nueva arquitectura y la renovación de edificios existentes de una manera que preserva su integridad. Complejo “Salle des pendus” (habitación colgante): cambio de uso y diálogo con la historia El edificio más recientemente renovado consta de un complejo de vestuarios, duchas y locales técnicos ubicados en el inmenso salón donde se encuentran los “pendus”. Se trata de un sistema de ganchos y poleas montados en el techo que se utilizaba para colgar y guardar la ropa mojada y polvorienta de los mineros cuando salían de la mina (hasta 2200 mineros por día en la década de 1950). La “salle des pendus” es una nave de 70 metros de largo.

Su primera parte fue construida en 1931, la segunda en 1965. A cada lado de esta nave hay duchas comunales, una de las cuales se ha conservado en su estado original como ejemplo. Las diversas unidades de construcción, construidas entre 1928 y 1970, difieren en su construcción, pero están unificadas por sus fachadas de ladrillo y ventanas grandes. En los edificios más antiguos, los marcos de metal están atornillados. Los techos están hechos de baldosas mecánicas, o de fibra de cemento, o en algunos casos de vidrio. Hoy en día, este complejo alberga las oficinas administrativas del sitio, los espacios de música y baile, las salas de ensayo y de seminarios, los estudios de grabación y un estudio de televisión.

Volúmenes furtivos

La introducción de funciones modernas exigió un nuevo diseño espacial, la creación de una serie de pequeños espacios acústicamente aislados. Para proteger la integridad de los materiales históricos, los espacios grandes están “amueblados” en lugar de divididos, aplicando un principio de “cajas anidadas” que conservan la vista de los volúmenes existentes, las extensiones fluidas de las paredes y los techos. Estas estructuras incorporadas se enfrentan con paneles de aluminio pulido que reflejan las estructuras a su alrededor, de modo que los nuevos volúmenes parecen absorber los materiales de la carcasa original. Sus sobres de aluminio dan una apariencia furtiva a estos objetos dispuestos en el espacio, una cierta transparencia que reduce la sensación de masa. El diálogo creado por el reflejo de las texturas del pasado en estas superficies contemporáneas simboliza los cambios en los grandes paradigmas sociales que han estado en marcha desde el siglo pasado.

Restauración

La intervención en las estructuras antiguas se diseñó para hacer justicia a los materiales existentes y para mantener la atmósfera del lugar. Los arreglos interiores están diseñados para ser reversibles, en reconocimiento de la posibilidad de cambios futuros. Los componentes arquitectónicos tales como las estructuras metálicas, las grúas de pórtico, el sistema de poleas y la rejilla técnica en la nave, las paredes de ladrillo, etc., se han conservado y mejorado. Se han restaurado algunas baldosas originales de pared y piso (baldosas de cemento). Se ha restaurado el color verde agua de las paredes de la nave, el llamado “verde de higiene” comúnmente utilizado en la primera mitad del siglo XX en edificios relacionados con la industria y la salud.  Los edificios necesitaban aislamiento térmico para hacerlos habitables y administrar el consumo de energía. El modelado termodinámico se utilizó para mejorar la eficiencia de la envoltura, manteniendo un equilibrio entre las superficies no modificadas y el aislamiento adicional.

En el exterior, las fachadas restauradas en 2005 no han sido cambiadas. En la mayoría de los casos, las fachadas interiores no se han enfrentado, a fin de conservar las texturas originales. Por lo tanto, el aislamiento se ha centrado en los techos, que se han rehecho y aislado por completo sobre los marcos del techo para dejarlos visibles, en los techos de cristal que se han reconstruido con doble acristalamiento y en las ventanas, que se han reforzado con un sistema interno marco que es invisible desde el exterior, para preservar el refinamiento de las estructuras. La parte inferior de los techos se ha enfrentado con paneles de madera (calados, respaldados con cojines acústicos), para parecerse a las estaciones del siglo XIX y comienzos del siglo XX, que combinan marcos de metal atornillados y techos de madera.  * Desde junio de 2012, los sitios mineros de Nord-Pas-de-Calais (Hauts-de-France), de los cuales 9-9 bis son un elemento importante, han sido inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO como “una cultura evolutiva viva”. paisaje”.

//revistaaxxis.com.co

COMPARTIR