¡Sí a lo poco común!

Readymades construidos con asientos de automóviles viejos, muebles innovadores de fibra de carbono, muebles de acero soldados a mano y productos escultóricos fabricados en masa: las obras del famoso diseñador Ron Arad desafían los límites convencionales. 0

La exposición monográfica del Museo Vitra Design sobre Ron Arad: ¡Sí a lo inusual! «Ofrece una visión general de su obra tan diversa. Esta presentación en el Vitra Schaudepot incluye numerosos diseños tempranos de la década de 1980, cuya energía bruta estableció la reputación internacional de Arad como una estrella en ascenso. El programa también incluye objetos más recientes resultantes de la transferencia directa de su enfoque experimental a productos fabricados en serie.

La máquina “Sticks and Stones” (1987) destaca la exposición en Weil am Rhein. Al “comer” sillas y objetos de metal y luego arrojarlos en forma de cubos prensados, el artilugio realiza un acto de deconstrucción a través del cual Arad arroja una luz crítica sobre nuestra cultura de consumo al tiempo que cuestiona el papel del diseñador. Recientemente restaurada, la máquina se pondrá en funcionamiento por primera vez desde principios de los años noventa. Se exhibirá frente al Vitra Schaudepot durante la exposición.

Ron Arad nació en Tel Aviv en 1951 y estudió en la academia nacional de artes en Jerusalén y la Architectural Association en Londres. Después de completar su licenciatura en 1979, Arad trabajó durante un corto tiempo en una firma de arquitectura en Londres. Un día se fue a almorzar y nunca regresó: esta decisión consecuente marcó el comienzo de una carrera excepcional, que se ha caracterizado por una búsqueda incesante de libertad y caminos poco convencionales.

Arad construyó su primer objeto de diseño en 1981 conectando acoplamientos de tubería a un asiento de automóvil Rover 90 que había encontrado en un depósito de chatarra. Con reminiscencias de los readymades de Marcel Duchamp, la silla Rover llevó el enfoque de Arad al campo del diseño. En el mismo año, cofundó el estudio One Off (1981-1991) con Caroline Thorman y comenzó a experimentar con materiales como el hormigón y el acero. Con su estética áspera y pesada, las obras de este período creativo temprano a menudo transmiten un enfoque de diseño subversivo, como el “Concrete Stereo” (1983) o el “Horns Table” (1985). También se presentó en este espectáculo la “Silla de Tinker” (1988), formada de chapa de acero soldada y martillada en la forma deseada. Este objeto pertenece a la famosa serie de muebles Volumes, junto con piezas icónicas como “Big Easy” (1988) y “Little Heavy” (1989).

Algunos de estos diseños fueron reinterpretados posteriormente en diferentes materiales para la empresa italiana de muebles Moroso. Otros objetos en exhibición incluyen la “Well Tempered Chair” (1986), completamente construida de chapa de acero doblada, y la estantería Bookworm (1993) – probablemente el diseño más famoso de Arad – que originalmente estaba hecho de acero templado y luego lanzado comercialmente en una versión de PVC del fabricante de muebles italiano Kartell.

La obra de Arad no solo rompe las fronteras tradicionales entre el arte, el diseño y la arquitectura; una y otra vez, ha hecho que sus conceptos experimentales y rebeldes sean accesibles a los métodos de producción en serie y, por extensión, al mercado de masas. La exposición presenta ejemplos como la “Silla FPE” (1997) para Kartell o el “Sillón Tom Vac” de Vitra (1997), que ilustran la conexión entre estos productos industriales de gran éxito y los trabajos anteriores del diseñador. Hoy, el estudio de Arad en Londres, Ron Arad Associates, está activo en los campos de diseño de productos y muebles, diseño de interiores y arquitectura. La firma ha ganado renombre por obras arquitectónicas como el nuevo Design Museum Holon (2006-2010) o el interior del Watergate Hotel (2012-2016) en Washington, DC. Estos ejemplos también demuestran la afinidad de Arad por las formas voluminosas, las materias primas y el barrido curvas: en el mundo del diseño de hoy, con su alto grado de comercialización, todavía hay un lugar para las creaciones inconformistas que evaden las expectativas prevalecientes.

//revistaaxxis.com.co

COMPARTIR