SIMPLE PERO NO MINIMALISTA

Desde su adolescencia, los mercados de pulgas han influenciado el trabajo de la diseñadora francesa Inga Sempé, quien firma objetos y piezas de mobiliario para marcas como Alessi, Edra y Ligne Roset. 0

A sus 46 años, la parisina Inga Sempé asegura que la simplicidad, mas no el minimalismo, define su estilo.  Estudió en la Escuela Superior de Diseño en su ciudad natal y en el año 2000, mientras hacía una residencia en la academia francesa en Roma Villa Medicis, estrenó su firma exclusiva con unas lámparas que diseñó para Cappellini, la primera compañía que se interesó en producir las creaciones de Sempé.

Una lámpara de piso que lleva como nombre su apellido, hecha de alambre de acero recubierto con un tejido plisado de poliamida, es un ícono del catálogo de Cappellini. Durante su estadía en Italia diseñó diferentes objetos de papel plegado a mano que sirvieron de modelo para fabricarlos en mayor escala. Pero la misma diseñadora afirma que si tuviera que escoger una pieza en todo su portafolio optaría por la luminaria que creó para la compañía sueca Wästberg.

W103 en seis diferentes versiones son lámparas simples, características del estilo de Sempé, hechas de aluminio y hierro fundido con una base ajustable a tres posiciones distintas. Por otra parte, reconoce que en cuestión de mobiliario se le dificulta el desarrollo de sofás, aunque Ligne Roset presentó el año pasado sus piezas de espuma que marcaron un hito en la historia de la marca francesa que comenzó en 1930.

Admiradora de sus colegas y coterráneos Erwan y Ronan BouroullecInga Sempé enfatiza que la mayor influencia viene de años atrás: “Desde que era una adolescente voy a los mercados de pulgas todas las semanas. Para mí es un espacio realmente enriquecido por su amplia variedad de obejetos y piezas de mobiliario de diferentes estilos y décadas”.

Mientras tanto, trabaja para lanzar a comienzos de este año una colección de objetos para la firma danesa Hay y la italiana Mutina, y asegura que su éxito en el mercado radica en su negación por las reglas estéticas. En su trayectoria ha aprendido a ser paciente: “Cada diseñador tiene que saber que el 95 por ciento de sus proyectos serán rechazados, cosa que es normal, entonces hay que seguir trabajando sin dejarse vencer”.  Con esto claro la diseñadora ha venido dejando un legado de orginalidad y una simplicidad que lleva su firma de manera evidente. El estilo Sempé.

COMPARTIR