¿De qué se trata el síndrome de cabaña o miedo a volver a salir de casa?

Ni la re-decoración del hogar o la adaptación de varios espacios de nuestra casa para hacer un home-office efectivo han logrado que el desasosiego del confinamiento y el miedo a volver a salir de casa desaparezcan. 0

El aislamiento desde épocas milenarias ha sido la forma más efectiva de frenar las pandemias. La peste negra, una de las más mortíferas del mundo, fue pionera en aislar pueblos, ciudades y países para evitar la propagación del virus. Y aunque el COVID-19 trajo consigo una cuarentena obligatoria mundial, ya muchos continentes hablan de una post-pandemia e inclusive de un desconfinamiento gradual que llegó junto con el verano europeo y playas desbordantes de locales y turistas.  

Remodelaciones, re-decoraciones, y nuevas formas de adaptar el hogar para hacer teletrabajo. El placer de estar en casa se está convirtiendo en un síndrome del que aseguran expertos, será el mayor problema de los próximos años. Se trata de la fiebre de cabaña, o miedo a salir al exterior de nuevo, una alteración anímica producto de la ansiedad o depresión que para muchos ha significado el confinamiento. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Marcos Guiponi (@marcosguiponi) el

El síndrome comenzó a usarse a finales del siglo pasado en países nórdicos y algunas regiones del norte de los Estados Unidos cuando las largas temporadas de invierno obligaban a muchos a recluirse en sus hogares durante meses. Al cambio de estación experimentaban sentimientos de confusión, depresión y sobre todo, ganas de no salir de sus refugios ni de volver a la rutina.

Según un informe de la BBC en los años 80 el doctor Rosenblatt de los Estados Unidos fue pionero en estudiar estos comportamientos en los que predominan la sensación de aburrimiento dentro de casa, desasosiego, soledad y frustración pero se acompaña a su vez de la falta de motivación para salir de esta. 

El medio también aseguró que este síndrome se ha presentado en personas que al principio se veían muy altivas durante la cuarentena, aquellos que han enfermado o personas con hijos y se puede camuflar muy bien entre varios que adaptan sus casas como búnkeres o fortalezas para no volver a salir de ella. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sweet Escape Muskoka (@sweetescapemuskoka) el

¿La solución? 

Aseguran que aunque puede ser transitorio también se puede convertir en una especie de hikikomori, el trastorno social asiatico caracterizado por aquellos que no quieren salir de casa y se aíslan totalmente del exterior. 

La única manera de combatirlo es continuar con estímulos mentales y sociales que motiven el día a día, cómo re-decorar el hogar, ver una maratón de programas de diseño y arquitectura en netflix, leer el último libro de Zaha Hadid editado por Taschen o tomar alguno de los cursos online y gratuitos que ha ofrecido el MoMA durante el confinamiento aunque evitar ver noticias y no pensar frecuentemente en el futuro son la clave para vencer este transitorio 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Classy Tiny House (@classytinyhouse) el

COMPARTIR