Sorprende que sean desechables

Martín Ramírez creó piezas de diseño de un solo uso tan increíbles que, a muchos, les da tristeza tenerlas que tirar a la basura luego de usarlas. Hace 1 año fundó CÂSCARA tech para ganarle el pulso al icopor y el plástico. 0

Elaborar objetos únicos y lo suficientemente bellos como para acercar a las personas a un lenguaje ecológico es la apuesta de este diseñador industrial de la Universidad de Los Andes.

Después de 3 años de prueba y error consolidó un proceso de desarrollo ecológico que no necesita agua. Elabora piezas que termoforma con pegante hecho a base de yuca que cuando se adhieren están listas para usar.

Es capaz de hacer platos casi con cualquier desperdicio natural: desde una hoja que se cae de un árbol hasta con flores, heno, cascarilla de arroz, capuchones de uchuva y hojas de revistas o libros, la lista puede ser infinita. También puede construir cubiertos compostables y vasos de PLA a base de maíz.

Lo desechable no quiere decir que no sea bello, siempre mi diseño tiene como objetivo sorprender y proponer una experiencia agradable para el usuario. La experiencia de comer entre objetos lindos hace que crezca el deseo del usuario por ser ecológico”, afirmó Martín Ramírez.

Ramírez fue seleccionado, junto a 120 personas de todo el mundo, por el Politécnico de Milán para hacer parte del concurso MaDe: material designers que se desarrollará en Barcelona y busca los mejores diseños con biomateriales. Los 4 ganadores harán parte con sus productos de la Feria de Milán y de Londres.

//revistaaxxis.com.co

COMPARTIR