Un clásico atrevido

Para sacarlo de su aspecto neutral, las diseñadoras encargadas de la remodelación de este apartamento utilizaron diversas texturas, colores y materiales al natural. Ahora es un hogar donde predomina la calidez.

0

Los propietarios de este espacio, una joven pareja y su pequeña hija, recibieron el apartamento de manos de sus constructores. Completamente nuevo y ubicado en un entorno privilegiado, con amplias vistas sobre las copas de los árboles que pueblan el parque El Virrey, en el norte de Bogotá, el lugar tenía un potencial enorme para convertirse en el hogar soñado. Con el fin de llevarlo más cerca al estilo de la familia, llenándolo de vida, contactaron a las diseñadoras Catherine Moggio y Nicole Berg, quienes con su firma Moggio Berg Interiors se dieron a la tarea de transformarlo a su condición actual.

Del apartamento inicial mantuvieron su distribución y calidad espacial, y la diversidad en tonos y texturas de madera que ofrecían el piso y las puertas originales. La calidez de este material, sumada a la gran cantidad de luz que entra a través de los amplios ventanales ubicados en todo el perímetro de la vivienda, sirvió como punto de partida para transformar un espacio inicialmente neutro y blanco, algo anodino, en un hogar acogedor, con carácter y personalidad.

La chimenea, gracias a su ubicación y tamaño, TIENE un papel protagonista. Recubierta en madera de roble europeo gris cenizo desde el suelo hasta el techo, resalta su posición en el hogar con un revestimiento de mármol silver grey.

“Buscamos que las piezas grandes y representativas tengan tonos y texturas neutros, complementadas con algunas pequeñas que pueden ser más atrevidas”, explica la bogotana Catherine Moggio, con referencia al lenguaje que emplearon en su diseño. Es así como la paleta utilizada parte de algunas variaciones del taupé, un color gris cálido, tranquilo y amable, que suaviza los muros de cocina y comedor mientras armoniza con los distintos acentos de la madera. La pared opuesta, que separa las áreas privadas de las más públicas, la revistieron con un papel de colgadura azul profundo.

Fabricado con fibras naturales y con un patrón geométrico ejecutado a partir de taches dorados, su presencia contrasta con lo natural de la madera y el taupé, dándole alegría y personalidad a la vivienda. La chimenea, gracias a su ubicación y tamaño, tiene un papel protagonista. Recubierta en madera de roble europeo gris cenizo desde el suelo hasta el techo, resalta su posición en el hogar con un revestimiento de mármol silver grey, que exhibe orgullosamente la intensidad de sus vetas. 

El otro protagonista de la zona social es el sofá. Diseñado por la arquitecta española Patricia Urquiola, sus líneas contemporáneas, y la textura y color de su acabado, definieron los tonos y geometrías de los demás elementos para ubicar en este espacio. El tapete, cuya creación y manufactura estuvieron a cargo del arquitecto colombiano Jorge Lizarazo, responde también a su presencia. Tejido en un solo telar, utiliza fibras de cobre y plata para generar un juego de luz, textura y color pensado específicamente para destacar en este lugar.

Contiguo al salón está el comedor, su materialidad (sillas azules, madera clara y mármol gris) responde a la paleta planteada. La lámpara ubicada sobre la mesa, diseño del estadounidense Jonathan Adler, y los espejos circulares sobre el mueble de apoyo, de la firma danesa Muuto, le dan un aire alegre y juvenil al espacio.

//revistaaxxis.com.co

COMPARTIR