Un nuevo paradigma: especial sostenibilidad

Durante las últimas décadas, bajo el término sostenibilidad, se ha proyectado  una nueva generación de edificios que armonizan tecnología y ecología, minimizando el impacto ambiental en distintas escalas. Sin duda, estos proyectos se alejan de las premisas de la arquitectura tradicional.

0

La vida humana se despliega en un sinnúmero de construcciones: habitamos en casas, trabajamos en oficinas y nos desplazamos a lo largo de vías. Hoy por hoy dependemos de los edificios para nuestra supervivencia. Sin embargo, el planeta no está en capacidad de soportar el grado de explotación de recursos al que se encuentra sometido en la actualidad. Cierto es que algo debe cambiar, y a los arquitectos les corresponde ser parte de ello. Mirando atrás, la crisis del petróleo ocurrida en la década de 1970 catalizó los primeros esfuerzos por reducir el consumo energético, planteando algunas cuestiones acerca de la relación entre hombre y naturaleza, así como de la manera en la que administramos los recursos no renovables. Desde entonces, hubo avances importantes respecto a las legislaciones sobre la racionalización de energía y recursos. No obstante, este asunto se mantuvo rezagado durante varios años.

Aeropuerto de Bilbao, España, diseñado por el arquitecto Santiago Calatrava.

Más adelante, con el surgimiento de la política de cambio climático y la toma de conciencia sobre la disminución de las fuentes no renovables, la definición de sostenibilidad se ha alimentado de numerosos congresos mundiales de gran trascendencia, influyendo no solo en el ámbito de la arquitectura, sino en todas las instancias necesarias para el desarrollo de las actividades humanas. En efecto, la sostenibilidad ha dejado de ser del interés de apenas unos cuantos profesionales de la construcción, para convertirse en un criterio fundamental en –poco más o menos– todos los proyectos a nivel mundial. El auge de la sostenibilidad incluso ha motivado la creación de una serie de premios internacionales, como el Green Building Challenge y los certificados LEED. Estos permiten evaluar componentes particulares de los edificios en función de principios ecológicos, contribuyendo así a la mitigación de impactos medioambientales desde las primeras fases del diseño. Sin ir más lejos, actualmente los arquitectos deben asumir el compromiso de aportar a la sostenibilidad del planeta, bien como un requerimiento normativo, bien como un imperativo cultural.

Con todo, este es un concepto complejo. Un proyecto sostenible debe, en primer lugar, reducir el calentamiento global por medio del uso de técnicas que permitan ahorrar energía –manteniendo, además, el equilibrio entre el capital invertido inicialmente y el costo de los activos fijos a largo plazo–; y en segunda instancia, crear espacios saludables, económicamente viables y acordes con las necesidades de los usuarios. En suma, se debe respetar el medioambiente. En términos generales, la naturaleza es la espina dorsal de la sostenibilidad, pero se aplica de formas muy diversas. Arquitectos de talla internacional, como Norman Foster (edificio Swiss Re, Londres) y Santiago Calatrava (aeropuerto de Bilbao) utilizan elementos de la naturaleza como base para el desarrollo de sus proyectos. Paralelamente, Richard Rogers la emplea como herramienta de diseño; muestra de ello es el aeropuerto de Barajas (Madrid), cuya cubierta conformada por líneas sinuosas y una selección de colores del arcoíris evocan paisajes naturales al mismo tiempo que se integran con él.

El premio Pritzker de 1999, Norman Foster, es el responsable del edificio Swiss Re,
en Londres.

Otros arquitectos han reinterpretado conceptos de la naturaleza, desde los muros transpirables hasta la adaptación de manuales de ventilación natural. Así, en lugar de oponerse a ella, mediante la implementación de sistemas de calefacción o refrigeración, han optado por buscar la manera de aprovechar la energía del sol, el viento y la tierra, creando sistemas energéticos autosuficientes. De igual modo, ciertas prácticas, como el empleo de materiales ecológicos o reciclados, o simplemente el uso eficiente de los tradicionales, están en ascenso. Ahora bien, desde una perspectiva urbana, los indicadores del calentamiento global son cada vez más abrumadores. El desplazamiento masivo de las comunidades rurales hacia las ciudades ejerce una presión desmedida sobre el suelo edificable, y adicionalmente sobre el agua, la energía disponible y la capacidad de tratamiento de aguas negras y residuos.

Asimismo, este fenómeno agudiza los problemas urbanos, como la contaminación y la pérdida de recursos. De ahí que la sostenibilidad en las ciudades se considere un reto mayor en el presente. Hoy resulta más exigente que ningún otro concepto, tanto es así que se ha establecido como una nueva vanguardia de la ciencia, la base de las tecnologías innovadoras y el paradigma de la equidad social. La sostenibilidad revitaliza la arquitectura –y por extensión al urbanismo–, le otorga una validez moral a la construcción, le confiere un principio ético a la profesión, y aún más que eso, modela el paisaje estético y cultural.

Finalmente, las compañías en Colombia reafirman su compromiso con la construcción sostenible por medio de productos responsables con el medioambiente, sin que esto signifique sacrificar la calidad de los proyectos o limitar la imaginación de los arquitectos. En este especial le presentamos diversas opciones, que emplean desde el plástico reciclado hasta las maderas reforestadas, para demostrar que la arquitectura responsable e ingeniosa es posible.

Decorcerámica

  1. Conciencia ambiental

La firma Decorceramica presenta en su catálogo productos como el piso vinílico Smithfield WPC Click, de la colección London, marca Klipen, fabricado con materiales reciclados para proteger el medioambiente –además, esta referencia tiene la cualidad de ser reciclable–. Por otra parte, su estilo de roble hace que sea innecesario recurrir a la madera natural para lograr el aspecto deseado, lo que ayuda a disminuir la tala de árboles. En cuanto a griferías, la firma presenta líneas de bajo consumo –5 litros por minuto–, como esta para lavamanos monocontrol de la colección Talis Select, de la marca Hansgrohe. Tiene tecnología Air Power que incrementa el volumen de las gotas a base de aire, lo que reduce el consumo final. Además, es un producto EcoSmart.

Arkos

  2. Con alto vuelo

En la renovación del aeropuerto El Alcaraván –diseño de David Delgado Arquitectos–, que sirve a la ciudad de Yopal, en Casanare, utilizaron para la fachada el producto Ecowood H 40, una ecomadera amigable con el medioambiente resistente a los elementos del clima, fabricada por la compañía Arkos. Este producto permite una solución estética de fuerte carácter arquitectónico, pero de bajo peso. Son listones no estructurales de gran durabilidad, compuestos por materiales celulósicos, termoplásticos y, además, reciclados. Entre sus características está el tener un aspecto de madera natural que no requiere mantenimiento ni antitermitas. Es fácil de instalar y no usa pinturas o pegamentos, además, no se astilla ni se tuerce.

Construinmuniza

 3. Madera reforestada

Con más de 25 años de experiencia, la empresa Construinmuniza maneja un amplio portafolio que se compone de maderas impregnadas para intemperie, vigas laminadas estructurales en largos de hasta 12 metros, diferentes especies de maderas importadas, elementos de fijación y ensamble, pinturas hidrófugas y maderas para diseños arquitectónicos en interiores. También cuenta con un departamento de diseño y construcción. Esta firma colombiana sobresale por el uso de madera reforestada con certificaciones del Consejo de Administración Forestal (FSC, por sus siglas en inglés), producto que tiene un importante papel en la conservación del medioambiente debido a las plantaciones, ya que no solo ayudan a captar gases de efecto invernadero, sino que a su vez fijan el carbono y lo almacenan en sus fibras o celulosa, permaneciendo de por vida en la madera.

Lamitech

4. Una gran casa

Los laminados de alta presión Formica, de la firma Lamitech, permiten minimizar el impacto ambiental gracias a Big House Project, iniciativa de la compañía que consiste en reducir en sus procesos de producción el uso de papeles texturizantes de corta vida y evitar los sistemas con altos compuestos orgánicos volátiles (VOC, por sus siglas en inglés), entre otros. Además, emplean al menos un85 % de energía renovable y sembraron 200 hectáreas de eucalipto que retiran 2.000 toneladas de CO2 al año.

Hunter Douglas

5. Limpiando el océano

Elaborada con un ecohilo de alto rendimiento creado a partir de plásticos reciclados y recuperados de playas, costas y comunidades costeras, la línea de cortinas enrollables de control solar Sea-Tex, de la multinacional Hunter Douglas, está libre de PVC, halógenos y plomo, lo que garantiza un impacto mínimo sobre el medioambiente y una solución segura para las personas. Traída al mercado en colaboración con la organización WaterKeeper Alliance y la empresa de ingeniería de materiales Bionic, estas cortinas enrollables evitan cualquier problema de toxicidad y minimizan la emisión de compuestos orgánicos volátiles (VOC, por sus siglas en inglés), reduciendo la posibilidad de que las personas sean más propensas a contraer enfermedades.

Hunter Douglas

6. Espacios para el bienestar

Existe actualmente una amplia gama de productos y materiales para la construcción, pensados para el beneficio de las personas y del medioambiente. Multinacionales como Hunter Douglas tienen la sostenibilidad como bandera y por eso presentan productos como los cielorrasos Techstyle, Heartfelt y de fibra mineral de la marca OWA, los cuales cumplen con requerimientos acústicos para crear espacios confortables. Cabe resaltar que son fabricados con materiales que no generan emisiones tóxicas, garantizando la salud de los ocupantes. También tienen ecoetiquetas como Greenguard Gold, Blue Angel y Cradle to Cradle, entre otras.

Madecentro

7. Tecnología y ecología

Este es uno de los siete CEDI (centro de distribución) de Madecentro, comercializadora de insumos y servicios para la industria del mueble, la madera y la construcción. Ubicado en Girardota, Antioquia, cuenta con 10.000 metros cuadrados de maquinaria de última tecnología para realizar procesos a gran escala –eso sí, cuidando el medioambiente–. Para eso, la firma instaló 381 paneles solares que iluminan la totalidad del espacio, con esto dejarán de emitir 51.000 kg de CO2 al año –según sus cálculos–; además, adecuaron un sistema de recolección de agua lluvia que puede almacenar hasta
20 m3 de agua potable para así reducir en un 95 % el valor del litro de agua consumido.

Metecno

8. Ambientes más frescos

Para la tienda de Homecenter en el barrio Cedritos, en Bogotá, la compañía Metecno suministró para la fachada su producto Superwall 50, y para la cubierta, Techmet 50. Estos son paneles con dos caras de acero prepintado y con un aislamiento en espuma de poliisocianurato (PIR). La selección de estos productos se basó en tres características: la baja transmisión térmica que tienen, lo que permite optimizar el diseño de ventilación natural y mecánica; el uso de colores tanto en las fachadas –con tonos corporativos– como en cubiertas –con colores que por su valor de SRI (índice de reflectancia solar) reducen el efecto de isla de calor; y, finalmente, por su rápida instalación –un promedio de 400 m2 de área cubierta por día–.  Debido a que aportan a la reducción de la isla de calor y tienen una baja transmisión térmica permiten disminuir el uso de equipos de ventilación mecánica, lo cual se traduce en una reducción considerable en el consumo de energía.

Sika

9. Educación ecológica

Para la compañía Sika, el proyecto de la Universidad de Kanda, en Japón, es un referente en temas de cubiertas con membranas Sarnafil. Para dicho centro utilizaron la referencia Sarnafil S327-12 L, que pertenece a las altamente reflectivas, lo cual permite reducir el efecto de isla urbana de calor y el consumo de energía por aires acondicionados. Este tipo de productos contribuyen a lograr créditos en varios programas de certificación de edificios sostenibles, como LEED, BREEAM y DGNB. Entre las características principales de este tipo de sistemas de impermeabilización con membranas tipo Sarnafil está la durabilidad, que contribuye a disminuir el remplazo por mantenimiento y la alta reflectividad, que permite la optimización de consumo de energía por aires acondicionados. Asimismo, las cubiertas verdes presentan la disminución de aguas pluviales por escorrentía, y en los casos donde las membranas son adheridas, la compañía utiliza adhesivos libres de compuestos orgánicos volátiles (VOC, por sus siglas en inglés), que mejoran la calidad del aire.

Scamfor

10. Innovación y tradición

La madera, un recurso renovable gracias a las plantaciones especializadas, es una de las materias primas más importantes en la elaboración de los productos de la compañía colombiana, de origen sueco, Scanform –con más de 55 años de experiencia–. Asimismo, el uso de la madera laminada permite el máximo aprovechamiento del tronco del árbol al convertirlo en delgadas chapillas, las cuales son procesadas para transformarlas en piezas curvas de múltiples formas y con grandes propiedades físico-mecánicas, ideales para mobiliario.

Tablemac.

11. De puertas abiertas

En la sexta versión de La Feria de Diseño, realizada en Medellín, se llevó a cabo la exposición Casa Abierta, una propuesta desarrollada por Tu Taller Design y Amalia Ramírez Arquitectos, quienes presentan el diseño en una vivienda totalmente habitable. Tablemac Duratex tuvo amplia participación en dicho lugar con productos como paneles laminados, piso laminado Durafloor, y grifería y porcelana sanitaria de la marca Deca. En mobiliario y recubrimiento de paredes utilizaron paneles laminados de los diseños Carbono, Mácula, Volcano, Ambar y Cala. En los baños la grifería de la línea Unic y en regaderas, Quadrado. Afirman que sus productos son sostenibles desde la fabricación hasta su uso. En la línea de maderas su principal materia prima es la que proviene de bosques cultivados donde garanticen el manejo responsable y la cadena de custodia de la misma. A su vez, para la grifería y porcelana sanitaria emplean válvulas, mezcladores y otras piezas que otorgan un sistema integral que optimiza el uso del agua.

Corona

12. Libre de contaminantes

La línea Draa, de la compañía Corona, es una grifería monocontrol de ultra ahorro, que tan solo consume 5,8 litros por minuto –en Colombia, la norma estipula un gasto de 8,3 litros para las utilizadas en lavamanos y cocinas–. Además, su estructura robusta ofrece durabilidad y su diseño –realizado en el país– cuenta con líneas rectas y modernas. Entre sus cualidades está no contaminar el agua con plomo y presentar un chorro circular espumoso.

Vitelsa

13. Transparencia ecológica

En la actualidad es tendencia en la arquitectura crear grandes superficies acristaladas. Sin embargo, esto se presta para un fuerte impacto solar. Es ahí donde empresas como Vitelsa entran en acción. Su vidrio de alto desempeño incorpora capas invisibles de materiales metálicos especiales que producen un doble efecto: permiten que la luz atraviese el vidrio, pero a la vez evitan el calor del sol. Todo esto se traduce en menos uso de aires acondicionados y en un importante ahorro energético. Otros de los beneficios de los vidrios de control solar son rechazar el calor del exterior –en ocasiones hasta en un 70 %–, reducir la pérdida de temperatura entre interior y exterior, disminuir los rayos UV en un 99 %, maximizar la luz natural y bajar el deslumbramiento, entre otros.

//revistaaxxis.com.co

COMPARTIR