Un oasis en una zona industrial

En un contexto completamente urbano y cerca de una línea de ferrocaril, a las afueras de un barrio residencial de Montreal, Canadá, un patio interior deja en evidencia la vida y el oxigeno que puede brindar cuando es aprovechado de la manera correcta. 0

Las paredes que enmarcan el patio están hechas de paneles de madera y vidrio articulados que pueden abrirse y cerrarse. Si el tiempo lo permite, el patio se transforma en otra habitación de la casa.

La U-HOUSE fue construida por la arquitecta Natalie Dionne con un ingrediente extra: no era para un cliente y no solo se convertiría en su oficina, hoy es su hogar. Junto con su compañero, que trabaja en la industria del cine, dibujó los planos e inició la construcción.

En el borde de la moderna Plateau Mont-Royal, en uno de los pocos lotes que quedaban, se construyeron dos nuevas estructuras en cada borde del terreno, cada uno unido a un pequeño edificio industrial ya en el sitio.

La U-HOUSE explota la idea de la fluidez entre los espacios interiores y exteriores. Las fachadas que dan al patio están cubiertas con madera contrachapada de calidad marina y terminadas en chapa de madera okoumé.

La misma chapa adorna las paredes interiores también. De la misma manera, el piso de la terraza es continuo con el de la casa. En un lado de la cubierta, los cuatro paneles del marco de la ventana de madera están articulados para que el acordeón se abra y se cierre.

En el otro lado de la cubierta, en el edificio original, una de las grandes ventanas es en realidad una puerta de garaje. Cuando ambos ventanales están completamente abiertos, dejan dos agujeros abiertos en la fachada, borrando completamente los límites entre el interior y el exterior.

En verano, las ventanas de arriba se abren y las persianas se cierran. Esto asegura una ventilación suficiente, garantiza privacidad, protege de la lluvia y mantiene frescas las habitaciones orientadas al sur. En invierno, las persianas abiertas permiten aprovechar al máximo de la luz y el calor del sol.

//revistaaxxis.com.co

COMPARTIR