Un refugio familiar divido por un río que comienza en la entrada principal y rodea toda la casa

Este proyecto se compone de dos espacios, uno privado y otro abierto dividido por un río que comienza en la entrada principal y rodea toda la casa. 0

Este gran proyecto alberga una bodega subterránea con la temperatura e iluminación ideales, tiene una capacidad de 400 botellas. A su lado, también podemos encontrar una sala multimedia subterránea de alta tecnología.

En la terraza, encontrará una cocina exterior digna de los mejores chefs del mundo con horno de piedra, parrilla Viking, plancha Teppanyaki frente a una mesa de comedor para 14 personas, áreas de descanso, piscina y chimenea de gas.

Fotografía cortesía: Hector Velasco Facio.

La cocina interior y su techo de 6 metros de altura dan servicio a la sala de desayunos, que está rodeada por una estructura de acero y vidrio que da al jardín, al río y al bosque circundante, y al comedor interior de 12 asientos. Después de la cena, puede disfrutar de la sala de estar principal junto a la entrada principal de doble altura con una chimenea de leña que calienta toda la casa en las noches frías.

Fotografía cortesía: Hector Velasco Facio.

El área privada, una sección de tres niveles, contiene 5 habitaciones, cada una con su propio baño y balcón creados para disfrutar del tiempo a solas frente al río. En el nivel inferior, hay un spa completo con sauna, hamman y zona de masajes. A la vuelta de cada esquina, encontrará jardines interiores que entrelazan espacios abiertos y cerrados.

Fotografía cortesía: Hector Velasco Facio.

La casa fue construida con marcos de acero que permite amplias áreas con grandes ventanas y techos de doble altura. Se utilizan piedras de revestimiento en tono tierra para la fachada. Azulejos esmaltados en el techo, marcos de ventanas de madera Alamo y barandas, así como marcos de aluminio negro.

Fotografía cortesía: Hector Velasco Facio.

Un puente de acero y vidrio conecta los dos volúmenes y permite vistas del entorno natural y la arquitectura de la casa.   

Fotografía cortesía: Hector Velasco Facio.

 Piedras gris oscuro, madera de caoba, topografía detallada y la vegetación y el río circundantes se combinan para hacer que River House parezca parte de la naturaleza. El lenguaje arquitectónico, creado a partir de capas de diferentes materiales, diluye la estructura en el paisaje. Con esto, los elementos duros como la roca volcánica y el hormigón se suavizan. Las celosías de las ventanas están fabricadas con aluminio anodizado negro. La estructura está creada con láminas de acero negro.

Fotografía cortesía: Hector Velasco Facio.

La casa está compuesta por varios volúmenes, con techos inclinados que se encuentran en un punto central. El área más alta es la que contiene tres niveles que albergan habitaciones privadas y áreas familiares privadas.

Fotografía cortesía: Hector Velasco Facio.

El segundo volumen, con dos niveles de techos altos, contiene las áreas sociales y de servicio. La sala interior y el comedor al lado de las áreas exteriores de sala y comedor conducen a una terraza que permite conectarse con el exterior. La piscina junto al área social hace una transición entre la casa y el paisaje exterior.

Fotografía cortesía: Hector Velasco Facio.

El sótano alberga una bodega con temperatura e iluminación ideales y una sala multimedia de arte y alta tecnología.

Fotografía cortesía: Hector Velasco Facio.

Junto al río se encuentra un jacuzzi junto a una hoguera, está rodeado de cómodas sillas envueltas en cálida piel de oveja. Un baño completo se encuentra cerca de la zona.

Fotografía cortesía: Hector Velasco Facio.

Las piezas centrales son dos candelabros de herradura, uno tiene nueve metros de altura y el segundo seis metros de altura, cayendo a través de los niveles de cada casa. Cada balcón está destinado a leer y disfrutar de la vista y el sonido del agua.

Fotografía cortesía: Hector Velasco Facio.

COMPARTIR