Un restaurante para llevarse a casa

Y no hablamos de la comida. The Manzoni, inaugurado en Milán por el diseñador británico Tom Dixon, ofrece a sus comensales la posibilidad de comprar todos los objetos que lo componen mientras disfrutan un exquisito menú. 0

En estos tiempos, cuando la inmediatez lo es todo, la atención es pasajera y el consumo está muy ligado a la imagen, Tom Dixon –famoso diseñador industrial inglés– creó en Milán, Italia, un showroom en el que los objetos a la venta se usan y se viven de manera cotidiana.

En The Manzoni, restaurante con capacidad para cien comensales, el mobiliario, la iluminación, los utensilios y el diseño interior son creaciones de Dixon. Quienes lo visitan disfrutan la gastronomía de la chef italiana Marta Pulini, pero como aspecto novedoso, tienen la posibilidad de comprar las sillas o lámparas que dotan y decoran el espacio.

Según el diseñador, la idea de mezclar las funciones de la sala de exhibición con la del restaurante surge de la necesidad de disminuir el ritmo de las personas para que tengan una relación más directa con los objetos. Sentarse a comer en una silla de la última colección o tener en el bar una conversación bajo lámparas diseñadas como esferas luminosas aleja a los visitantes del papel de espectadores y los pone en contacto íntimo con las piezas.

Tom Dixon entiende que el diseño de las cosas se valida al ponerlas a prueba, cuando además de admirarlas podemos interactuar con ellas.

El interiorismo del espacio usa una materialidad diversa. Cada ambiente tiene una estética definida en función de sus materiales. Grandes bloques de piedra, metal, enchapes cerámicos y concretos a la vista son el telón de fondo para mobiliario e iluminación. El patio central y la galería del restaurante gozan de vegetación sembrada en materas de aluminio y piedra.

Inaugurado durante la más reciente edición de la Milan Design Week, el local muestra tres de las nuevas colecciones de Dixon: Fat, una familia de sillas fabricadas en espuma moldeada, con estructura metálica; Spring, lámparas colgantes construidas a partir de cintas de acero inoxidable, y Opal, conjunto de globos luminosos semitransparentes que funcionan como colgantes, de piso o como apliques en paredes.

The Manzoni muestra una nueva manera de entender los espacios destinados a la exhibición y ventas de piezas de diseño. En este lugar la gastronomía se une al diseño industrial para lograr una estrategia comercial que involucra los sentidos de sus visitantes.

//revistaaxxis.com.co

COMPARTIR