Una vivienda moderna

La forma en que los espacios están integrados y la minuciosa selección de los acabados caracterizan a esta moderna vivienda en el norte de Bogotá. 0

El proyecto fue ambicioso: comprar un edificio de tres pisos en el barrio El Nogal, de Bogotá, y convertirlo en dos amplias y modernas casas de 400 metros cuadrados. Esta, en la que habitan una pareja y su hija mayor, es una de las viviendas que durante 20 meses construyó y diseñó el arquitecto Gabriel Lian junto con su equipo de trabajo.

El lugar, que exteriormente conserva la estructura de un edificio, cuenta con una zona independiente para los parqueaderos y dos habitaciones de servicio.

El acceso a la casa, a través de un ascensor privado, está en la cálida terraza estilo lounge del segundo piso, donde también se encuentran la zona de lavandería, un baño social, la cocina, la sala, el comedor, el estar de televisión y un cuarto. La tercera planta está destinada para la amplia habitación principal, con acceso a una terraza interior. Los tres niveles se articulan a través de una escalera de concreto, con una baranda de acero y madera, y pasos delicadamente cubiertos en cuero negro.

Pensar el interiorismo

Para este proyecto, Lian concibió una acertada relación espacial y una selección minuciosa de los acabados. El propósito consistía en generar mayor amplitud a través de espacios correctamente integrados y de utilizar materiales de calidad como el sapán –que se usó en toda la carpintería–, el microcemento –desarrollado por el equipo para dar una exclusiva textura a algunas paredes–, el cuero importado –para los escalones de la escalera y la pared del bar–, y la madera brasilera –para el piso de la zona social–.

5

En este último ambiente el arquitecto creó un ingenioso mueble (una especie de panel blanco) que articula el comedor con la sala de televisión y que se puede girar para incorporar el entretenimiento al área del comedor y la cocina.

En la zona de la sala un sofá modular permite cerrar este ambiente y volcar la atención al punto central de esta: una chimenea de gas forrada con láminas metálicas que emula el fuselaje de un avión.

También destaca la columna que marca el espacio entre el comedor y la sala, empleada por su utilidad en un área donde se habían creado varias esquinas.
La última planta, donde están el dormitorio y el baño principal, se construyó con el propósito de alcanzar puntos más altos en la cubierta y erigir una singular inclinación que fue determinante en el desarrollo de la fachada.

“Le dio más amplitud a la habitación y nos permitió utilizar una cenefa de madera para que las cortinas, que son motorizadas, pudieran bajar en línea”, asegura Lian. Así mismo, emplearon grandes ventanales acústicos que ofrecen una encantadora vista sobre la pérgola de la terraza y le dan mayor intimidad a este espacio.

La decoración, funcional y moderna, está marcada por variadas piezas de arte que aportan vida a los distintos ambientes y enfatizan el estilo sobrio y elegante del lugar.

Para lograr cierta unidad estética en una casa de grandes dimensiones, la curaduría de las obras se basa en el interiorismo que Lian y su equipo proyectaron: “Hicimos el desarrollo de cómo debería ir para que hiciera parte de la arquitectura. Conseguimos un área llena de detalles, donde nada es estándar”, afirma.

La iluminación, indirecta y dirigible, también se diseñó con el objetivo de acentuar el agradable y particular carácter de este hogar.

El proyecto fue ambicioso: comprar un edificio de tres pisos en el barrio El Nogal, de Bogotá, y convertirlo en dos amplias y modernas casas de 400 metros cuadrados.

El proyecto fue ambicioso: comprar un edificio de tres pisos en el barrio El Nogal, de Bogotá, y convertirlo en dos amplias y modernas casas de 400 metros cuadrados.

//revistaaxxis.com.co

COMPARTIR