“Vamos en la dirección incorrecta” Karim Rashid en el MDW

El diseñador de origen egipcio dará un charla en Medellín, el 21 junio, en el marco del Congreso Internacional Designa. Su objetivo: sacudir e inspirar a sus colegas. AXXIS habló con él. 0

Karim Rashid es un genio creativo, un prolífico y reconocido visionario. Con más de 4.000 diseños en producción y alrededor de 300 premios y reconocimientos en más de 40 países, se ha convertido en referente obligado para cualquier diseñador contemporáneo. “Viajo a Colombia para dar una charla, inspirar a los diseñadores, y hablar del futuro de nuestra profesión”, afirma al comenzar nuestra conversación telefónica, con motivo de su visita al país este 21 de junio, como invitado especial al Congreso Internacional Designa 2018, encuentro académico que abre La Feria de Diseño, enmarcada en la celebración del Medellín Design Week. Su trabajo trasciende disciplinas y entre la diversidad de sus creaciones se encuentran piezas de mobiliario diseñadas para compañías como BoConcept, Bonaldo, Tonelli y Vondom; productos de alta tecnología para Asus y Sirin Labs; gráficos icónicos para Sony Ericsson; objetos de lujo para Christofle, Alessi y Veuve Clicquot; al igual que restaurantes como el Amoje Food Capital, en Corea del Sur, y hoteles como el Nhow Berlín y Prizeotel; o espacios públicos representativos como la estación de metro de la Universidad de Nápoles, entre otros. 

“He estado varias veces en Colombia, en Bogotá, Cali y Medellín. Es un país que me interesa y del cual he recibido buenas referencias en cuanto a su industria de diseño, especialmente por medio de mi amigo Paul Rowen (cofundador de la firma canadiense Umbra)”, comenta Rashid al preguntarle sobre la imagen y las expectativas que tiene antes de su visita a nuestro territorio.

Trae consigo, además de una amplia experiencia, una visión vanguardista y crítica. “Tenemos una industria que lleva 30 o 40 años yendo en la dirección incorrecta, diseñando solo por el hecho de diseñar, produciendo solo por producir”. También nos habla de su reciente visita a la Feria del Mueble de Milán –la más importante en el marco internacional– y sobre su sentimiento de decepción frente a lo que allí observó. “Se exhibieron 30.000 piezas nuevas de mobiliario, se ofrecían colores y tendencias, pero prácticamente nada de lo que vi aporta para hacer de este mundo un lugar mejor”.

Su aproximación al trabajo parte de una visión amplia, compleja y multidimensional. En su proceso creativo incorpora elementos diversos, como eventos políticos globales, comportamientos sociales y el entendimiento del deseo de la cultura contemporánea, entre otros. Tomando como base esto, sumado a los procesos de manufactura, las dinámicas de la economía, el capital y la ecología, empieza a dar forma a muebles, espacios, marcas, y objetos de diseño…, siempre centrándolo en la experiencia del ser humano y en su interacción con él. “¿Qué sentido tiene crear una silla estéticamente agradable, si no es cómoda y funcional? ¿Para qué diseñar algo nuevo si no es mejor que lo anterior?”.

En medio de la conversación nos hace esas preguntas, buscando expresar la motivación central de su quehacer: la funcionalidad, la utilidad y la resolución de necesidades; la revaluación de lo existente con el fin de mejorarlo continuamente… y la belleza. Siempre, en cada uno de sus diseños, la estética desempeña un papel fundamental. “Todas las actividades deberían ocuparse de la búsqueda de la belleza. Acceder a ella es una necesidad humana. Podríamos estar viviendo en un mundo completamente diferente, lleno de objetos, espacios, lugares, mundos, espíritus y experiencias verdaderamente contemporáneas e inspiradoras”.

El futuro de la profesión será el tema central de su charla en Medellín. Amante de la tecnología, cree que las posibilidades que nos brinda son prácticamente infinitas. “El actual mundo del diseño es visual, táctil, auditivo, experiencial y, gracias a la tecnología, inmaterial”. Le apuesta al desarrollo tecnológico como el elemento que va a transformar radicalmente el planeta en que vivimos, y al diseño como el medio a través del cual se aprovechará todo su potencial. “Hemos creado sistemas, ciudades y comodidades. Hemos hecho frente a los problemas mundiales. Hoy en día nuestro campo no se enfoca en resolver dificultades, sino en un riguroso embellecimiento de nuestro entorno construido, se trata del mejoramiento de nuestras vidas, poética, estética, experiencial, sensorial y emocionalmente”.

//revistaaxxis.com.co

COMPARTIR