Vestir la casa

“Vestir” un espacio, entendiéndolo como una extensión de quien lo vive, es una acción que involucra piel –sea esta de concreto y de pintura– y que desata sensaciones. 0

Eso ocurre en este apartamento al norte de Bogotá, asentado sobre los cerros orientales. Una vivienda vestida con tejidos y texturas que la hacen acogedora. Cortinas, tapetes, tapizados, cojines, cobijas y papeles tejen cada uno de los espacios para conformar un universo que provoca tocar y hasta recostarse en él.

Este apartamento nuevo de 363 metros cuadrados, más 30 de terraza, tiene separado el comedor de la sala e integrarda en esta una zona informal de estudio y trabajo. Su habitación tiene anexa el área de otra para lograr una gran alcoba con sala adjunta, un cómodo walking clóset y dos baños, así se le puede dar despliegue a la colección de arte del dueño –mayoritariamente de gran formato y que incluye artistas de la talla de Hugo Zapata, Miguel Ángel Rojas, Ana Mercedes Hoyos y Antonio Samudio, entre otros–. De hecho, una de sus obras más valiosas es un grabado de Miró, que está en su habitación para goce íntimo de su poseedor.

21836decoracion_axxis_angela_crane_8

A partir de los acabados ejecutados por Escalar, la firma constructora, se vistieron buena parte de los muros para enriquecer la arquitectura interior y concederle un carácter particular a cada uno de los espacios. Con esa misma intención se dispusieron cortinas y tapetes de fibras naturales, además de muebles y cojines tapizados con paños, terciopelos, sedas, pieles y cueros, que exaltan texturas diversas. Complementando esta propuesta estética y en aras de la calidez y la vitalidad del espacio, se hicieron algunos cambios en la iluminación original, se adecuó la chimenea para usarla con gas y se emplearon accesorios de corte moderno, clásico y vintage. La vivienda vestida.

20874decoracion_axxis_angela_crane_7

//revistaaxxis.com.co

COMPARTIR