Este anuncio se cerrara en 5

WHISKY CON DISEÑO

El lujo caracteriza las casas de Johnnie Walker en China. Son espacios fabricados con productos usados en la elaboración de este licor, que adquieren un rol dentro del diseño interior y la arquitectura. La luz juega un papel determinante. 0

Para conocer los misterios de China no basta con entender el crecimiento acelerado de Shanghai, su centro financiero y el puerto con mayor tráfico de contenedores del mundo. Una ciudad que el río Huangpu divide en centro histórico y zona comercial, colonizada recientemente por rascacielos. También está Beijing, capital del país y sede principal del Partido Comunista. Allí impacta la arriesgada arquitectura manifiesta en edificios de formas insólitas que se combinan con construcciones de estilo clásico sobrevivientes de siglos. Estas modernas urbes mueven impresionantes sumas de dinero. Su vanguardia lo muestra y, por eso, fueron seleccionadas por la marca de whisky Johnnie Walker como centros de sus “casas” en Asia del este: exclusivos clubes privados, concebidos con lujo, para millonarios. De su planeación y ejecución se encargó la agencia de diseño Love,una compañía con sede en Manchester (Inglaterra) que ha trabajado también para otras empresas como Sony y Nike. Para estos proyectos, en particular, sus creativos buscaron que los materiales de la arquitectura y el diseño interior tuvieran que ver con la fabricación del whisky, así que usaron roble de los barriles en los que se fermenta para acabados, el cobre de las máquinas en las que se realiza el proceso para algunas esculturas y trigo seco para crear pisos. Como resultado surgieron estos espacios laberínticos y contemporáneos que sorprenden con detalles como los techos tapizados con vasos que hacen las veces de luminarias, e incluso algunas botellas que se transformaron en lámparas colgantes encima de las barras. También hay esculturas fabricadas con elementos esenciales en la producción de la mezcla del whisky que ayudan con la circulación en el interior y paredes en las que sobresalen letras repujadas, como escritas sobre el metal con una máquina de escribir. Incluso se usó turba (un material inflamable orgánico encontrado en Escocia occidental con el que se secaba la cebada y se le daba ese sabor ahumado). Hasta el papel de colgadura, con letras chinas, fue diseñado especialmente para narrar la historia de la marca que comenzó en 1855 cuando Alexander, el hijo de John Walker, produjo su primer whisky blend, el Walker’s Old Highland. “Aplicamos los conceptos de diseño interior con materiales que vienen de la fabricación del licor, pero se adaptaron para ser usados como parte del armazón de la casa”, afirma Chris Myers, director creativo de Love. Todo esto se puede apreciar en la conocida zona de la concesión francesa de Shanghai, ya que allí los diseñadores eligieron una casa con arquitectura de estilo inglés, construida en 1926 y que le perteneció a un caudillo militar del Partido Nacionalista, para remodelar su interior durante seis meses y crear una elegante vivienda en la que es posible apreciar el proceso de enología y disfrutar de la bebida. Aunque la fachada proyecta un estilo clásico, el concepto interior es contemporáneo, contrario a lo que ocurre en la casa de Beijing, donde dentro y fuera el modernismo impera y, de hecho, las esculturas de la entrada hacen parte de la concepción arquitectónica. La inspiración en el vestíbulo viene de la tienda original que John Walker manejó en una pequeña ciudad de Escocia, en 1820, así que tiene especias de todo el mundo y diferentes tipos de té. Hasta el contador de la recepción es una réplica del original. Otras sorpresas son una pared que simula la constelación con el mapa de maltas y una sala de mezclas donde la decoración se crea con botellas sobre muros circulares iluminados. Esta construcción es más grande y tiene niveles que recrean espacios imaginarios para tomar whisky, con esculturas de luz en los techos que sutilmente simulan la forma de las serpientes creadas con vasos y copas o cielos cubiertos con globos ocres y bombillos grandes, que se complementan con el mobiliario de B&B Italia, la que aportó todos los muebles de la casa. En conclusión, como el director creativo lo afirma: “La iluminación fue muy importante y diseñada para crear una atmósfera de calor, intimidad y el drama ocasional que les da identidad a estas casas”.

COMPARTIR