Biofilia: el poder que tiene la arquitectura para darle vida otra vez a edificaciones abandonadas

Por Fotografía: Antonio Navarro Wijkmark, cortesía Batlleiroig
/
Marzo
24 - 2021
Crédito de la foto: Antonio Navarro Wijkmark
Este era un edificio obsoleto y oscuro. Ahora tiene una nueva vida gracias a la remodelación ejecutada para albergar la sede corporativa de Médicos Sin Fronteras en Barcelona, España.

La sede corporativa de Médicos Sin Fronteras en Barcelona, España, diseñada por el estudio catalán Batlleiroig Arquitectura, tuvo como reto principal rehabilitar y dar una nueva vida a un edificio obsoleto. La intervención generó una sucesión de espacios funcionales, biofílicos y diseñados pensando en el bienestar de las personas.

La estructura existente, de corte industrial, con cinco pisos, había tenido diferentes transformaciones a lo largo de su vida útil y ocupaba casi toda la superficie del lote, dando como resultado áreas muy profundas, con escasa iluminación y ventilación natural. Su cubierta estaba destinada exclusivamente para las instalaciones.

Esta remodelación incluyó, en el corazón del edificio, un patio verde escalonado que llenó de luz los espacios interiores y formó terrazas que amplían las zonas de trabajo con nuevos ambientes exteriores de reunión y encuentro. La vegetación, que se convirtió en protagonista, fomenta la biodiversidad y una estrecha relación entre las personas y la naturaleza.

Vea tambien: Una piscina futurista que se convirtió en una obra arquitectónica en medio de una ciudad

El acceso al inmueble se entiende como una extensión del espacio público: el vestíbulo, que alberga estacionamiento para bicicletas, recepción y auditorio, proporciona un lugar activo que disfruta también del patio como telón de fondo. Los cuatro pisos superiores contienen los espacios de trabajo flexibles organizados también en torno al patio, fomentando la relación con las terrazas y la vegetación.

Las plantas se estructuran con una zona central diáfana destinada a las áreas laborales y dos franjas laterales en las medianeras del edificio, donde están los núcleos de comunicación vertical y de servicios, las salas de reuniones, los despachos y los ambientes de descanso.

 La cubierta, transformada en un ambiente exterior para estar e interactuar, disfruta de la vegetación y está protegida por toldos móviles. Además, incorporaron paneles fotovoltaicos que ofrecen una mayor eficiencia energética y productividad al edificio, para reafirmar el compromiso por parte del diseño con el cuidado del medioambiente.

Vea tambien: Una de las bibliotecas mejor diseñadas de los últimos años está en Canadá

  • Send this to a friend