Conozca esta sorprendente empresa minera en China que convirtió sus oficinas en una caverna

Por Rodrigo Toledo
/
Diciembre
18 - 2020
Crédito de la foto: CORTESÍA ATELIER ALTER ARCHITECTS
Una empresa minera, ubicada en China, combinó sus oficinas con un gran museo para exhibir los fósiles encontrados con el paso de los años.

En la ciudad de Xiamen, China, una empresa dedicada a la explotación minera de piedra decidió adaptar su sede institucional para integrar a sus oficinas un espacio museístico destinado a la exhibición de fósiles encontrados durante numerosas excavaciones. Esta tarea fue asignada a la firma Atelier Alter Architects, con sedes en Nueva York, Estados Unidos, y Pekín, China. Según los arquitectos, el proyecto nace de dos dificultades inherentes al encargo. Por un lado, resolver un edificio abierto al público y hacer que conviviera con las áreas de trabajo, requería una solución espacial que protegiera la privacidad de los empleados.

En segunda instancia, la adecuación necesaria para que el complejo funcionara como museo implicaba sacrificar significativamente la cantidad de luz natural disponible para las oficinas. Con el propósito de resolver estos conflictos se basaron en la geometría de los cristales minerales para diseñar una serie de tragaluces que separan las zonas públicas y privadas mientras conducen los rayos solares, capturados cenitalmente, hacia todos los ambientes.

El resultado es un juego de muros colgantes que desdibujan la construcción original intervenida. La forma del espacio está dada en función de introducir luz desde afuera. Grandes vacíos atraviesan verticalmente la sección completa de la edificación mientras sus superficies inclinadas enredan la perspectiva. Todo esto logra una atmósfera con iluminación controlada que rebota suavemente en los planos grises y recuerda las rocas excavadas. Un edificio hecho caverna.

Vea tambien: Luz y confort: el poder que brinda el vidrio en una construcción

Para el montaje utilizaron estructuras metálicas revestidas con placas de fibrocemento y un acabado que simula la piedra. La apariencia sólida de los muros y techos es en realidad una construcción ligera. Su ejecución implicó establecer un sistema de coordenadas tridimensionales con el fin de ubicar la posición de los elementos arquitectónicos en el espacio.

La ausencia de decoración enfatiza los recovecos creados por la arquitectura en un mundo interior monocromático. Este proyecto, que niega la distribución tradicional de ambientes rectangulares separados por muros y puertas, produce una geometría compleja y ofrece una espacialidad continua y diversa. Propone un lugar que no solo sirve para exhibir piezas arqueológicas, sino que introduce a sus visitantes en una gruta, a merced de los rayos del sol.  ■

Vea tambien: Medellín: el lugar de las casas más lindas y los mejores deportistas del país

Este artículo lo encuentra en nuestra nueva edición impresa.

  • Send this to a friend