Transformación urbana: así es la sorprendente reconstrucción de un barrio en Portugal

Por Rodrigo Toledo, arquitecto y profesor asistente de la Universidad Pontificia Bolivariana
/
Febrero
23 - 2021
La última etapa del proceso de reconstrucción del barrio Chiado, en Lisboa, Portugal –destruido por un incendio en 1988– está compuesta por una serie de terrazas, miradores y balcones públicos vinculados a los edificios históricos.

En 1988, en Chiado, un barrio de Lisboa, Portugal, un incendio arrasó una gran porción de superficie. Muchos edificios quedaron en ruinas y la tragedia implicó una pérdida significativa de hogares y empleos en la zona. Al año siguiente, el entonces alcalde de la ciudad invitó al célebre arquitecto portugués Álvaro Siza a coordinar la reconstrucción de las estructuras afectadas.

Desde ese momento el proyecto ha tenido un desarrollo lento a lo largo de las últimas décadas. La primera etapa del proyecto culminó en 1999 e incluyó un centro comercial y una nueva estación de metro, así como espacios públicos. Este ejercicio de recuperación arquitectónica y urbana se centró en mantener y restaurar la apariencia exterior de las estructuras para reconstruir por completo los interiores según las técnicas actuales y las normas de seguridad vigentes.

La última etapa de la intervención consiste en una serie de terrazas, miradores y balcones públicos vinculados al Cuartel General de la Guardia Nacional de la República y a las ruinas del Convento do Carmo, una estructura gótica erigida en el siglo XIV, así como a otros edificios históricos. En asocio con el arquitecto Carlos Castanheira, Siza propone un sistema de recorridos que atraviesa los edificios y genera una serie de pequeñas plazas a diferentes alturas, conectadas entre sí mediante escaleras y rampas.

Vea tambien: La pandemia nos enseñó que el hogar debe ser un lugar inspirador

El reto más importante para los arquitectos fue, precisamente, la comprensión de los distintos niveles relacionados con cada espacio urbano y construcción. Por esto, un equipo de arqueólogos y antropólogos llevó a cabo excavaciones para determinar y verificar el estado de lo existente.

Este proyecto, que opera como una especie de cirugía urbana reconstructiva, parece una cicatriz que reconfigura y activa los recovecos entre construcciones de diferentes tiempos. Las tramas de los cascos medievales de las ciudades europeas, determinadas por manzanas irregulares que definen vacíos usados como plazoletas y calles peatonales, dan vida a los barrios antiguos.

Así, la intervención de Siza y Castanheira reconoce la tradición del lugar para rehacer el espacio en medio de los vestigios de la historia e invita a deambular entre lo viejo y lo nuevo.

Vea tambien: Una casa impredecible rodeada por el verde intenso de la sabana de Bogotá

Conozca también: una casa multifamiliar diseñada en un oasis ecológico.

  • Send this to a friend