Una de las oficinas más creativas del mundo diseñada para jóvenes talentos

Por Revista AXXIS
/
Marzo
19 - 2021
Ubicadas en Pleven, al norte de Bulgaria, estas oficinas tienen como objetivo recuperar por medio de la buena arquitectura una zona industrial abandonada. Su estructura alberga los espacios de una marca de moda local.

El edificio de las oficinas corporativas de la compañía Desizo Monni ofrece un entorno de trabajo creativo para una marca de moda local. Está ubicado en una zona industrial en la ciudad de Pleven, al norte de Bulgaria, región con el PIB per cápita más bajo de la

Unión Europea. Los objetivos clave del proyecto, realizado por la firma local A&A Architects, fueron crear una nueva identidad para la empresa y un mejor entorno para los jóvenes talentos que viven en el extranjero y desean regresar a su país de origen.

Este proyecto es parte de un complejo más grande, donde también están ubicadas otras instalaciones de producción y recreación de la empresa. Puntualmente, este edificio consta de cuatro plantas y un estacionamiento subterráneo.

Vea tambien: Una piscina futurista que se convirtió en una obra arquitectónica en medio de una ciudad

Su distribución se compone de la siguiente manera: la planta baja tiene zona de recepción, una sala de espera y una de exposiciones -donde se exhiben las más recientes colecciones de moda de la marca-. Los pisos segundo, tercero y cuarto están ocupados por las oficinas creativas y administrativas. En la parte oriente del edificio se encuentra el atrio de altura completa. Se puede acceder a los niveles superiores a través de los balcones abiertos al atrio, donde se extienden las áreas de relajación. La sede de Desizo Monni tiene la ambición de ser reconocida como un buen ejemplo de construcción corporativa para la industria de la moda.

La combinación de una apariencia externa minimalista y un rico espacio interno hace referencia a los desfiles de alta costura, con la sencillez de la pasarela y la espléndida ropa de diseñador. Al mismo tiempo, el proyecto tiene el objetivo de desencadenar la remodelación de esta zona industrial abandonada mediante la transformación del entorno urbano local, haciéndolo atractivo para otros inversores.

El lenguaje arquitectónico del proyecto consta de un número limitado de materiales: vidrio, hormigón visto, aluminio y madera. El exterior del edificio es estrictamente geométrico y minimalista: el prisma de vidrio transparente está interrumpido solo por el dosel de aluminio oscuro en forma de L en la entrada. Los paneles de vidrio de triple acristalamiento, de gran formato, permiten vistas sin obstáculos de las áreas circundantes y proporcionan una transición sutil entre el espacio interior y exterior. 

Vea tambien: Una de las bibliotecas mejor diseñadas de los últimos años está en Canadá

Como contrapunto del exterior minimalista, el interior del edificio impacta con el rico espacio del atrio y los dinámicos volúmenes de los balcones. El núcleo vertical del ascensor, así como las columnas y vigas estructurales, está hecho de hormigón visto.

El quinto “material” es la vegetación natural, que cubre los balcones, las áreas de relajación y el atrio.

  • Send this to a friend