Estas son las tendencias en cocinas colombianas del año

La cocina es un espacio en constante transformación. Siempre protagonista en los hogares contemporáneos, cambia en cuanto a colores, materiales y tecnología, pero mantiene su esencia: reunir a las familias. 0

En el primer semestre de 2019 se marcaron varias tendencias en las propuestas para la cocina: ambientes monocromáticos donde piso, paredes y mesones comparten el mismo material; porcelanatos de grandes formatos donde las juntas en el área son mínimas; colores tierra mezclados con el Pantone Living Coral, y la naturaleza como fuente de inspiración. Y aunque esto se mantiene y se fortalece, la segunda parte del año trae interesantes novedades.

A las tendencias monocromáticas ahora se suman las áreas con texturas, “el tener distintas opciones de acabados les da más vida y dinamismo a las cocinas, vemos una evolución, propuestas con muchas texturas”, explica el diseñador industrial Christian Peláez, director de cocinas de Schaller.

Acá también le contamos cómo decorar sus espacios con plantas le puede cambiar la vida

En cuanto a colores, María Paula Izquierdo, directora de cocinas de la firma Productos Arquitectónicos, asegura que se impondrán los neutros como gris, blanco, negro y moca: “son atemporales y muy elegantes”. Asimismo, afirma que en materiales veremos algunos “antihuellas para lograr más limpieza y porcelanatos con vetas muy marcadas que se vuelven protagonistas”. En este último punto, Santiago Escobar, gerente general de la compañía Vianova, agrega que materiales como Neolith –piedra sinterizada con componentes ciento por ciento naturales– son “resistentes a rayones y altas temperaturas”, algo vital para una cocina, que en esencia es un área de trabajo.

“La cocina es ahora un espacio de exhibición. Vemos vitrinas para lucir elementos y darle un impacto visual. No solo tenemos gavetas”, comenta Peláez. Este aspecto se debe, en gran medida, a la evolución de los electrodomésticos: “Hoy en día son un universo con múltiples posibilidades en acabados frontales cuando se trata de mimetizar, pero también cuando buscas acero y vidrio se conciben ambientes al gusto de cada consumidor”, dice Jaime Andrés Herrera, gerente de línea de productos electrodomésticos de la compañía Robert Bosch.

Otro tema importante es la iluminación, pero no solo general sino específica y dirigida. Los cajones tienen luz propia, los retiros de igual manera y ni hablar de los mesones; de nada sirve adquirir materiales con texturas para resaltar si no están correctamente iluminados. “Continuamos con elementos de vidrio traslúcido para el almacenamiento y con el manejo de luces interiores que destacan lo que está adentro, preferiblemente cálidas para lograr un efecto elegante y sobrio”, indica María Paula Izquierdo.

La automatización, por su parte, se ve reflejada “definitivamente con la conectividad en los equipos”, asevera Jaime Andrés Herrera, quien expone que el gran objetivo es facilitar la vida de los usuarios, pues ahora se puede manejar con una app en el celular, desde la campana extractora hasta las cubiertas de inducción. La imaginación es el límite.

El fin de todo diseñador o arquitecto –más que implementar las recientes tendencias– es concebir ambientes agradables y funcionales, donde los usuarios quieran y puedan pasar varias horas al día. Es evidente que año tras año las cocinas se ganan el corazón de las personas y se convierten en un espacio vital en los hogares –muchas veces son más utilizadas que las salas–. Le invitamos a que descubra algunas interesantes propuestas.

Como el precioso metal

Uno de los principales retos de este proyecto fue involucrar al individuo con su entorno. La imponente vista de la ciudad se aprecia prácticamente desde cada espacio del apartamento, por lo cual su diseñador –el arquitecto Richard Estupiñán– debía ser cuidadoso al momento de cubrir las ventanas. Finalmente, explica que escogió “las persianas de aluminio Precious Metals –de la multinacional Hunter Douglas– porque permiten un diálogo constante con el paisaje exterior y en el interior otorgan un acabado muy limpio”.

Fotografía: cortesía Hunter Douglas.

Abierta e interactiva

Parte de la línea Prime, de la firma italiana Dada –representada en Colombia por la compañía Schaller–, esta cocina, creada por el diseñador industrial Christian Peláez, tiene detalles minimalistas, pero adapta pequeños gestos clásicos como los colores tierra mezclados con toques de madera, así como tonos oscuros y piedras blancas. “El principal objetivo de esta línea es proporcionar espacios abiertos, con los que puedan interactuar los usuarios. Aparecen las repisas horizontales y las vitrinas como un complemento muy importante que aporta belleza y elegancia”, afirma Peláez. La luz artificial desempeña un papel importante, está presente dentro de los muebles de la cocina y sus alrededores, con “perfiles de iluminación cada vez más pequeños, que son imperceptibles visualmente pero cumplen una función muy específica: iluminar una zona de trabajo o enfatizar los contrastes de ciertos materiales, como la piedra Dekton, referencia Entzo, que usamos”. En cuanto a tecnología, esta propuesta posee tomas eléctricas motorizadas que salen del mesón e iluminación interior de cajones con encendido automático.

Fotografía: Andrés Valbuena Producción: Ana María Zuluaga

Equilibrio perfecto

Ubicada en el proyecto Ankara, de la ciudad de Cali –fabricado por Dimo S.A.S. para la constructora Marval S.A.–, esta cocina presenta las más recientes tendencias en diseño, como los espacios totalmente integrados con el área social y, en este caso concreto, con el balcón, lo que le permite al usuario disfrutar de la vista y el entorno natural. Al contar con un espacio bien iluminado, los arquitectos escogieron para el recubrimiento del mueble inferior el tablero laminado Fendo, de la familia Element, creado por la firma Duratex, que recrea la madera con sus vetas y, además, es resistente a la humedad. Este se complementa con el alto brillo blanco de los gabinetes superiores.

Cortesía Dimo S.A.S.

Como el buen café

En esta cocina totalmente abierta, el tono blanco como base crea un interesante contraste con los colores oscuros de los muebles. Esto aporta un aspecto sobrio y elegante, que se ve reforzado por los electrodomésticos a la vista. Quizá el más importante sea la cafetera empotrada Espresso Gourmet, de la firma alemana Bosch, que le permite a un principiante lograr diversas preparaciones de forma rápida y sencilla, desde un expreso hasta un capuchino, con el simple accionar de un botón. Entre sus ventajas están el sistema de calentamiento inteligente –que garantiza un potente aroma gracias a su óptima temperatura de elaboración constante–, el poder preparar dos tazas a la vez, y su memoria para personalizar ocho bebidas. Como detalles, su opción Aroma DoubleShot proporciona un café extra intenso debido al doble proceso de molido y preparado, y un compartimiento inferior –opción adicional– siempre tiene los pocillos a la temperatura ideal.

Resistente color

La cocina, ambiente donde los colores se imponen, deja atrás los espacios totalmente blancos y exige productos pensados para una zona de trabajo expuesta a elementos como el calor y la grasa. A partir de lo anterior, la empresa Pintuco incorporó en su portafolio Viniltex Baños y Cocinas, una pintura premium de acabado satinado, con antibacterial activo que elimina el 99,9 % de las bacterias y hongos. También puede lavarse –sin miedo a afectar el tono– y tiene alta resistencia a la humedad, el vapor, la grasa y las manchas. Otra de sus ventajas: tiene una paleta de miles de colores.

Regresar al origen

En un ambiente como la cocina, quizá los electrodomésticos son los que más han evolucionado con el paso de los años. Ahora son objetos donde el diseño es uno de sus fuertes, incluso muchas personas optan por exhibirlos sin temor en sus hogares –atrás quedaron las épocas de esconderlos en las gavetas–. Con el objetivo de ir un poco más lejos –y profundo– en esta tendencia, la firma colombiana Haceb enfoca su mirada en nuestra cultura y tradiciones.

Su nueva colección Orígenes es prueba de ello. Centra su propuesta en la cultura nacional para, incluso, sacar a los electrodomésticos de su espacio común: la cocina. Ahora son piezas de diseño que pueden ubicarse en cualquier ambiente del hogar o del trabajo, sin que desentonen o parezca que no pertenecen allí. Su propuesta, colorida y atrevida, se inspira en elementos como las chivas, los altares y las técnicas litográficas para concebir productos como minibares y neveras. Como un tributo al valor de lo colombiano, esta línea nace para llevar diseño, color y tradición a todos los hogares y, a la vez, para romper con los ambientes neutros y carentes de vida. En pocas palabras: salirse de los parámetros.

Fotografía: Iván Ortiz Producción: Ana María Zuluaga

Para trabajo fuerte

Como parte del showroom de la empresa DYE Diseños y Espacios, en Medellín, esta cocina hecha en Colombia se integra con la privilegiada vista al entorno natural por medio de amplios ventanales. Sobresalen sus mesones y puertas de la referencia Neolith Barro, una piedra sinterizada resistente al rayado y las altas temperaturas, con componentes ciento por ciento naturales, distribuida en el país por la firma Vianova.

Conozca aquí la firma colombiana que tiene las últimas tendencias en decoración 

Un gran espacio

Integrada totalmente con el comedor, esta cocina del proyecto Cantarela, en Medellín, con diseño y construcción de espacios de Mosaiko Studio, presenta tableros aglomerados en colores ónix y carbón, de la más reciente colección de la compañía Madecentro, que contrastan con las superficies blancas y los acabados en madera y microcemento. La isla, área funcional que alberga electrodomésticos como el horno y la estufa, comparte su orientación con la mesa para generar un diálogo entre las dos zonas. Estos tableros vienen en dos denominaciones: estándar y resistentes al agua; su medida supera los 2 metros.

Fotografía: cortesía Mosaiko Studio

COMPARTIR